Yoga para bajar un cambio

Yoga para bajar un cambio

Yoga para bajar un cambio

Por: Luana Hervier

Coach en Nutrición y estilo de vida, Profesora internacional de Yoga y de Educación Física. Autora del libro LuanaLiving, nutrición y movimiento para el cuerpo y el alma.Conductora de TV y radio. Fundadora de One Yoga Foundation con base en Miami. Embajadora de Reebok Argentina. Actualmente  se encuentra dando clases y coaching desde Buenos Aires para el mundo, en español, inglés y portugués. www.luanaliving.comwww.facebook.com/luanahervier

Luana Hervier, nuestra health coach y profesora de yoga, nos invita a detenernos para aprender asanas y respiraciones que nos relajan.

Como realizar yoga para bajar un cambio

Es tanta la información que nos rodea, la velocidad del mundo actual y las tareas que cada uno debe de realizar en su círculo familiar e individual, que a veces la máquina (nuestra mente) simplemente se recalienta.

Una investigación de la Universidad de Stanford publicada en 2011, prueba la teoría de que las personas multitasking (multitarea) disminuyen sus capacidades de rendimiento.

Si bien reconoce que están mejor entrenadas para cambiar de foco rápidamente, el estudio alerta: “Cuando este tipo de personas tiene toda la información delante de sus ojos, no puede separar las cosas en su cerebro y se equivoca”.

Por lo tanto: ¿este acelere y capacidad de respuesta nos juega a favor o en contra?, ¿conviene estar en “modo on” todo el día o sólo para algunas tareas específicas?

A veces nos aceleramos tanto que no logramos relajarnos cuando es el momento de simplemente hacer nada o de compartir con otro.

Si prestás atención, vas a ver que gastás más horas al día en acelerarte y hacer de todo, que en relajarte y poder hacer nada.

Por eso, te propongo estas posturas de yoga, combinadas con una respiración larga y profunda, una música que te relaje y una sonrisa en tu cara, que seguro te ayudarán a reencontrarte con tu tan anhelada tranquilidad!

Respiración Fosas Alternadas – Nadi Shodana

Es excelente para equilibrar ambos hemisferios cerebrales encontrando balance en el sistema nervioso. Esta respiración es ideal para las personas con mucho estrés o ansiedad.

  1. Utilizá la mano derecha. Llevá el dedo índice y el medio hacia la palma, tapá con tu dedo pulgar, tu fosa nasal derecha, y con tu dedo anular, la fosa nasal izquierda. Para comenzar, tapá una fosa nasal e inhalá de manera lenta y profunda por la otra.
  2. Luego, obturá las dos y mantené el aire el tiempo que te resulte cómodo.
  3. Exhalá por la fosa nasal contraria en forma lenta y profunda. Por esta misma fosa nasal, comenzás nuevamente el ciclo.

Torsión sentado – Parivrtta Sukhasana

  1. Sentado con piernas cruzadas (si te es muy incómodo, podés sentarte sobre un almohadón), llevá tu mano derecha hacia la parte externa de tu rodilla izquierda.
  2. Llevá tu mano izquierda hacia atrás de tu torso, apoyando en el mat.
  3. Al inhalar, alargá tu columna y cuando exhales, girá con todo tu torso hacia atrás. La idea es empujar la mano contra la rodilla, la rodilla contra la mano, alargar tu columna y llevar tu hombro izquierdo hacia atrás. Recordá no forzar tu cuello sino rotar con toda tu columna, utilizando tus abdominales y llevando el ombligo hacia adentro. Quedate en la postura de 5 a 10 respiraciones profundas y luego repetila del otro lado.

Flexión anterior con piernas extendidas – Paschimotanasana

  1. Sentado, extendé tus piernas por completo, es lo más importante. Tomate de tus piernas o tus pies según donde llegues.
  2. Inhalá, mirá hacia el frente y abrí tu pecho; exhalá y plegate sobre tus piernas, llevando el pecho hacia tus rodillas y la coronilla hacia tus pies. Recordá no forzar ya que puede generar dolor en tu columna lumbar. Lo importante es tener las piernas extendidas y con cada exhalación, relajarte y entregarte más y más.
  3. Quedate en la postura de 5 a 10 respiraciones profundas.

Postura de relajación e integración – Savasana

El objetivo de esta postura es relajarte ¡y nada más!.

  1. Acostate boca arriba, con tus piernas cómodamente separadas.
  2. Poné tus brazos a los lados, con las palmas de tus manos hacia arriba, dejando tus dedos relajados.
  3. Cerrá tus ojos y respirá profundamente.

Tips para ayudarte a relajarte mejor en esta postura:

  • Inhalá profundamente y aguantá la respiración, a la vez que tensás todo el cuerpo. Contraé la mandíbula, fruncí los labios, contraé los músculos de las piernas, apretá tus glúteos, contraé el abdomen, apretá los puños, todo.
  • Después de tensar tu cuerpo durante unos segundos, exhalá y relajá todos tus músculos a la vez. Dejá que la tensión de tu cuerpo se derrita en el suelo. Relajate y soltá cualquier tipo de tensión física, mental o emocional, como si estuvieras acostado en el pasto, entregándote a la Madre Tierra.
  • Quedate en esta postura por lo menos 5 minutos, y disfrutala.

Si bien podés practicar estas posturas y la respiración cuando te sientas desbordado, sin duda vas a sentir el poder de sus beneficios al realizarlas a diario. Se convertirán en una herramienta clave para evitar el desborde.

Respirá profundo, y si es posible, viví en armonía. Paz en la mente y en el corazón.

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de VidaSensata.

Para mayor información, completar el formulario





No pierdas tiempo

Cotizá un seguro a tu medida

Suscribite a nuestro newsletter

Seguinos en Facebook

M1 Specialty
Prudencia Seguros
Cruz Roja Argentina
SSN

Superintendencia de Seguros de la Nación
0800-666-8400 - www.ssn.gob.ar

Copyright ©2020 Vida Sensata - Todos los derechos reservados | Privacidad y Legales.

Estamos a tu disposición